Me llamo Sebastián aunque por alguna razón que aún no comprendo, muy pocas personas me llaman así. Me llaman "Gordo", "Gordopilo", "Gordito" que se parecen tanto a mi nombre como un huevo a una castaña. También me llaman "Sebas", pero creo que sólo lo hacen porque es más cómodo. Mi madre es de Buenos Aires, mi padre de Madrid y yo... YO SOY ¡MALAGUEÑO!

12 julio 2006

NADANDO



Estoy aprendiendo a nadar aunque de momento sólo floto si me sostengo en los brazos de cualquiera de estos dos que aseguran ser mis padres. Tardo mucho en meterme en el agua: siempre está fría. Una vez que logro entrar en el agua me gusta quedarme dentro, aunque tirite de frío uy me castañeen los dientes. No importa. A esta edad, dicen los expertos, que aún no sabemos distinguir entre frío y calor, que todo nos parece lo mismo. ¡Mienten! ¡Claro que se que es el frío y qué es el calor! ¡Claro que se cuando me quemo la lengua con algo caliente y cuando se me queda la piel tiesa en ese agua helada! En fin... ¡expertitos en niños!