Me llamo Sebastián aunque por alguna razón que aún no comprendo, muy pocas personas me llaman así. Me llaman "Gordo", "Gordopilo", "Gordito" que se parecen tanto a mi nombre como un huevo a una castaña. También me llaman "Sebas", pero creo que sólo lo hacen porque es más cómodo. Mi madre es de Buenos Aires, mi padre de Madrid y yo... YO SOY ¡MALAGUEÑO!

10 junio 2006

OPÁ, VAMO A PO EL MUNDIÁ




Mi madre es la futbolera de la casa y mi padrino es el que me ha mandado esa camiseta de la Argentina (que es el equipo de fútbol del que DEBO ser hincha). Mi madre cuenta los días, las horas que faltan, para que Argentina juegue un partido de fútbol. Y ahí estamos, calentando motores, ensayando cánticos. Mi padre dice que el fútbol es aburrido. Dice también que su equipo favorito es Inglaterra que, por cierto, sólo le cae bien a él. Yo solo espero que a Argentina no le toque Inglaterra o que si toca, gane Argentina. Si no, mi padre dormirá en un hotel o en la playa. Así que:

¡Argentina, vamo a po el mundiá!