Me llamo Sebastián aunque por alguna razón que aún no comprendo, muy pocas personas me llaman así. Me llaman "Gordo", "Gordopilo", "Gordito" que se parecen tanto a mi nombre como un huevo a una castaña. También me llaman "Sebas", pero creo que sólo lo hacen porque es más cómodo. Mi madre es de Buenos Aires, mi padre de Madrid y yo... YO SOY ¡MALAGUEÑO!

11 junio 2006

ARGENTINA 2, COSTA DE MARFIL 1


Gracias a Crespo y a Saviola, mi padre sigue en casa y no ha tenido que irse a dormir a la playa. Mi madre sufre con el fútbol. Sufre mucho. Y es mejor, para la felicidad de todos los que vivimos en esta casa, que Argentina gane partidos. Que los gane todos. O que, si tiene que perder uno, no sea con Inglaterra. Si pierde con esos, es seguro que mi padre duerme en la playa.